Wednesday, January 18, 2006

Tres Microcuentos

Una noche antes del amanecer
Medio alcoholizada, decidí a tocarlo... Cuando lo hice, volteó con franca brusquedad. Su rostro me indicó que tenía escasas posibilidades. Antes de que objetara algo, me arrojé y rocé sus labios con los míos... Su brío se sumergió en un lago pardo: lo sabía.

La estilista
Hoy, por amor y la honra, sólo limpié la navaja en su garganta.

Atraco musical

Robin Hood estaba escondido entre unos arbustos, y con un fuerte soplo de una corneta detuvo el carruaje.

El rey sacó su cabeza de la ventanilla y gritó molesto: ''¿Quién detuvo la marcha?'' Y la corneta sonó cuatro veces.

5 Comments:

At 11:02 AM, Blogger bye said...

I love spanish language even if I don't understand..hehehe ;;)

 
At 7:01 AM, Blogger Isabel Batteria said...

Wow, "limpié la navaja en su garganta". Me gustó mucho.

 
At 7:19 PM, Blogger Jose Borges said...

Estoy de acuerdo con Isabel. Muy buena frase. Ahora, te confieso que no logré entender los cuentos. Es como que sé que me quieres comunicar algo pero no logro descifrarlo.

Opino que los minicuentos son más difíciles para lograr que un cuento normal, así que no dejes que mis palabras te desanimen.

Por cierto, me gustó tu sugerencia para el título de mi cuento. ¡Gracias!

 
At 10:32 AM, Blogger neftalicruznegron said...

Gracias por sus opiniones, y Borges, tienes razón: los microcuentos, a veces, requieren de varias relecturas porque envuelven cierta profundidad, y el lector tiene que pensar mucho, descifrar o construir alguna parte del trama. En especial, mis microcuentos de 'El asesino brillante...', 'Atraco musical' y 'Puro Existencialismo', son ejemplos vivos de relectura. P.D. Si descifran bien 'El asesino brillante...', se acordarán de mí.

 
At 2:58 PM, Blogger Iva said...

ay neftalí, espero no enfadarte nunca...;-)

 

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 2.5 License. Derechos Reservados © 2006 Neftalí­ Cruz Negrón