Thursday, May 04, 2006

En la cena durante una tarde en el Viejo San Juan


Tercer Encuentro: Tercera Parte

Nos interrumpió la moza, quien nos trajo la comida…

Una vez puestos los platos sobre la mesa, le dije ‘Buen provecho’, y la Mujer de Boca Grande me autografió con la tinta de sus labios una sonrisa niña, la que me remontó al recuerdo de la primera vez que anhelé un beso suyo, un poco antes del encuentro de En una noche en el jardín de las miradas.

Se irguió con elegancia; en dos movimientos leves con la cabeza, manejó su pelo lacio y castaño y lo acomodó encima de su espalda nívea, arropada de amapolas blancas. Me aturdía ver cómo su piel nacarada no oscurecía la melena de su boca gitana, egipcia o india…, ni sus ojos verde-amarillos eran capaces de opacar su boca clásica, modelo y envidia de todas las culturas. Era un hecho: su boca grande se imponía a todo atributo de su cuerpo. Cómo la hubiere descrito Neruda, si hubiese visto su boca. Por eso la contemplaba sin descanso, y mi mente no se rendía en recitarle entre corcheas innumerables ‘te amo.’

Cogió el tenedor; cerró los ojos; comenzó a murmurar silenciosamente: rezaba. Y de nuevo quedé estupefacto ante aquellas columnas de labios, que se flexionaban a la deriva; y pasó por mi mente que ella solicitaba al Todopoderoso que desatara su dilema, para que por fin yo pudiera abrazar el cuerpo de su boca grande, y a su vez, ella pudiera dejarse ceñir la cintura de sus labios libremente.

(Nunca la había visto comer, qué experiencia.) Fue la primera que comenzó la mecánica de llevarse la comida a la boca. De la nada mis neuronas comenzaron a devanear: tuve en cuenta que el alimento, que tenía servido frente a ella, iba a disfrutar de la boca por la cual deliro; no podía creer que lo que había en aquel plato esperaba con ansias ser devorado por la Mujer de Boca Grande, por su boca caudalosa, torrente vivo del Amazonas.

Pacientemente, con el temple de artesana, amontonó una porción considerada en el tenedor, lo elevó y lo llevó hacia sí; ella abrió las garras de su boca y atrapó con facilidad lo que había elegido devorar. Presionó los labios y asfixió el utensilio plateado con todo su contenido, la mina de sus ojos de oro se concentraron penetrantes en los míos, y ella, sin dejar de mirarme, comenzó a extraer el tenedor con delicadeza, quedando éste lustroso y lleno de placer.

Quedé atolondrado, pero eso no fue todo: ella, sin quitar sus ojos mostaza de los míos, comenzó a masticar… tan moderada, tan divina, tan adrede. Quedé enajenado ante las ondulaciones de sus labios voluptuosos; ella los comprimía, los escondía, y los volvía a mostrar… prominentes. En esos instantes quise convertirme en aquel manjar que enriquecía los confines de su boca, quería ser aquel aperitivo que se erosionaba dentro del laberinto de su boca grande. Empecé a sentir latidos en la cabeza, me ensordecía el corazón. Cuando, de repente, sentí un doloroso pellizco en la mano y un ‘¡Deja de estar mirándome, y ponte a comer!’ Tal delicioso regaño, me sacó de la locura; pero siguió comiendo, y no por eso dejé de sufrir entre cada bocado que ella degustaba.

Durante la cena dialogamos sobre asuntos cotidianos, de trabajo, literarios y no faltaba, para reírnos un poco, el criticar a los que estaban alrededor nuestro (no volvimos hablar sobre nosotros). Terminamos de cenar, y justamente al salir del restaurante, el dorso de su mano derecha se juntó con el dorso de mi izquierda. Las mantuvimos inseparables por todo el camino. Llegamos a su carro; abrió la puerta; se acomodó en el asiento; le cerré la puerta; ella bajó el cristal para despedirse:

—Gracias por todo, Poeta. Encantada nuevamente.

—No tienes que agradecer nada —me incliné para contemplarla por última vez, y vi su boca gloriosa que incitaba a besarla.

—Imagino lo que piensas. No sé qué decirte; no sé qué hacer, Poeta —su cara sobresalió un poco—. Lo que sé es que ahora… es un momento de un beso…

—De despedida, definitivamente —dije con resignación.

—Beso de despedida…, pero no definitivamente…

No entendí lo que quiso decir; solamente, cerré mis ojos. Sentí su mano detrás de mi cuello, y que me presionaba y me conducía hacia ella. Supe que su rostro estaba muy cerca del mío, porque su respiración la sentí sobre mi nariz… En un momento dado, sentí el peso de sus labios mullidos en cada uno de mis párpados, y luego, después de varios segundos, sentí un roce fugaz en mis labios; no pude creerlo y abrí mis ojos...

—Yo quisiera tener tus ojos, Poeta. Siempre tiendes a ver un poco más allá. Me gustaría saber cómo ves las cosas ahora —dijo con una sonrisa magna, movida de niña traviesa.

No pude más, y me reí de su ocurrencia. Nos dijimos ‘adiós’, ‘nos mantenemos en contacto’… ‘Será hasta la próxima’…

Posted by Picasa

34 Comments:

At 5:16 AM, Blogger marielly said...

Amiguito:

Gracias por el aviso!!! Definitivamente ese adios no es definitivo, la MBG te respeta y te quiere Nefti. Yo sé que esto no acaba aquí.
Wiiiii, le diste un beso titerón.
jaja
Saludos

 
At 6:06 AM, Anonymous iscariote said...

Lindo, Lindo, Lindo, PERO, ¿cuándo hacen el amor?

 
At 6:33 AM, Blogger Madam said...

Me gustó la fantasía creada con el uso del tenedor y la chica degustando su manjar. El tiempo se detuvo para que admiraras todos esos detalles.
¡Bueno y al fin un beso lleno de ternura! Vale la pena esperar. :) Saludos.

 
At 10:03 AM, Blogger neftalicruznegron said...

¡Hola! Saludos a mis fantasmas Marielly, Emilio y Madam por visitarme.

¡Hey! Aclaración: Todavía no he besado a la Mujer de Boca Grande como tal, sino que hubo sólo 'UN ROCE FUGAZ EN MIS LABIOS.'
El beso de verdad... todavía, fantasmas, todavía.

Marielly: La MBG me respeta y me admira, pero de que me quiera... lo veremos. Gracias por tu jocosidad.

***
¡EMIIILIIIOOOO!, que cuándo? No sé cuándo, pero, por el momento, esa estrella está lejos.

***
MAAADAAAAM, rubia encantadora. Me encanta leerte. Sí; tienes razón, fue un beso leve de mucha ternura.
P.D. Qué bueno que te gustó la parte que, creo, que más me esforcé.

Bueno, y a mis fantamas presentes y futuros visitantes: abrazos, besos y éxitos.

 
At 11:31 AM, Blogger Gremarie said...

Hay Nef, me hiciste reir e imaginarme el momento, si soy yo te mato, ufffffffff comer y que no te quiten la vista de encima es desesperante y un poco vergonzoso.jajaja

Cuidate, Saludines

 
At 11:41 AM, Blogger Mariposa de Porcelana said...

Por poco me da algo al final... ¿lo besará o no? Al final, fue tierno el comentario de ella luego de besarte los ojos. Muy romántico. Quiere, pero sabe que debe esperar, te lo ha dicho. Espero que eso que la ata, pronto caiga ese nudo. Sé que no se arrepentirá estando a tu lado. Hermoso. ¡Cuídate!

P.D. Espero que lo que ella comía haya tenido buen sabor, porque imagínate. Después no te besa, jajaja!

 
At 1:01 PM, Blogger Cleo said...

Hola, gracias por la visita...
Creo que comence leyendo mal, debo comenzar por el principio para entender la historia de esta dichosa mujer...
Pero también estoy de acuerdo en esa descripción que utilizaste de comía...
Te sigo leyendo...

 
At 1:43 PM, Blogger Cleo said...

Listo ya me actualice, vaya que dedique mi lectura a estas lindas letras...
Historia maravillosa has plasmado por este medio, definitivamente estaré al pendiente del desenlace...
Cuídate... :d

 
At 2:36 PM, Blogger Isaac Cazorla said...

Neftalí, muchacho!
Muy bien descrito, es un equilibrio perfecto para que el romanticismo fluya en pleno siglo XXI.

Lo que creo que debes hacer ahora es robarle el beso (nada es mejor que una sorpresa).

Buena suerte,

Isaac

 
At 5:01 PM, Blogger Awilda Caez said...

Neft: hermoso como siempre, lleno de detalles...¡qué historia tan bella! Dominas este estilo de narración a la perfección. Me gustaría estar a tu lado mientras escribes para preguntarte de dónde sacas cada una de las imágenes que utilizas. Sé que escribir no es fácil, por eso te admiro tanto.

 
At 5:23 PM, Blogger ojitos said...

ay chico...es bueno saber que aun hay hombres galanes en este planta..a la mujer de la boca grande, si lees esto, sepa usted que por lo que describe y escribe neftali, se ha llevado usted un premio.
un fuerte brazo,
jocelyn

 
At 5:28 PM, Anonymous Emilio said...

Voy a hacer el concurso de Miss. Boca Grande 2006. Tendré que elegir entre las que te visitan e imaginarme quien se parece más.

Lo que si reconozco es la elegancia en tu poesía. Muy bien, como diría Fernando Allende...

Tú brillas Nef

 
At 5:44 AM, Blogger Ana María Fuster said...

He leído hoy de corrido todas las entregas de tu novela en ciernes, o de tu deambular hacia unos labios por la vida, espero que no muera el deseo boca a boca sin haberse lactado el mundo de las sensaciones.
Muy hermoso Neftali, sigue sigue sigue....

 
At 7:10 PM, Blogger Glifo said...

*Romanticismo en cada letra.
*Hay magia en las oraciones.
*La fijación oral me mata.
*La parte del tenedor te quedó genial.
*Mantienes a tu audiencia cautivada. *Espero la próxima entrega con ansías.

 
At 8:54 PM, Blogger Yiara Sofía said...

This comment has been removed by a blog administrator.

 
At 8:57 PM, Blogger Yiara Sofía said...

Ese tenedor que deseaste ser, esos manjares que quisiste saborear...ese roce fugaz de labios me enterneció el alma. Escribes maravilloso, pura fibra magistral. Sigue escribiendo que sigo leyendo!

 
At 10:23 PM, Blogger lil' Tinkerbell ,· ¨ · . . * said...

This comment has been removed by a blog administrator.

 
At 10:25 PM, Blogger lil' Tinkerbell ,· ¨ · . . * said...

Neftali, me tenias literalmente al borde de la silla, aun no me explico como has podido aguantarte ante semejante tentacion... aunque dejame decirte el coqueteo es lo que hace que uno se quede con las ganas. Hermosas tus letras, yo seguire leyendote.
=)

 
At 6:36 AM, Blogger Marielisa said...

¡Cómo disfrutamos esos primeros días de conocerse! ¡Y las maripositas! Bravo, Neftalí. Continúa con tu relato.

 
At 5:42 PM, Anonymous Barbara Forestier said...

Neft:

Corazón, no te dejes llevar por el sin verguenza de Emilio.

Emilio: Neft va lento pero va, así que no me lo estés molestando.

Isaac: Baby, no te conocía esa técnica, ahora entiendo por que tu esposa te secuestró. Por un beso sorpresa, yo también lo hubiera hecho. Besos para tí...

Neft: Después de haber dejado mensajes a diestra y siniestra, regreso a tus brazos... Tu escrito me encanta, sobre todo la parte del tenedor. Ahora bien, esta vez, sentí que la mujer de boca grande no era la misma de siempre, no sé si me sigues, pero es que hay algo muy familiar en la forma en la que come esta "otra" mujer de boca grande.
Nada, tú y yo, y tal vez Emilio, nos entendemos.

De todas formas... bravo!!!

Besos para tí.

P.D. Ahh!! por poco se me olvida, está bien Emilio besos para tí también.JAJAJAJAJAJAJA

 
At 8:16 PM, Anonymous EMILIO said...

EN PERSONA, LOS SALUDOS, JE

 
At 10:11 PM, Blogger Ratoncilla said...

Que entrete esto van dos historias paralelas una en el blog ensi y la otra aqui en los coment me he gozado leyendo ambos ...
Mucha suerte Nef...
Un besote...

 
At 10:13 PM, Blogger Paulina said...

Tu sigue igual niño :-) que el juego de la seduccion le da mas fuerza a todo ya veras el resultado final :-)
Suerte en el proximo encuentro...
Un beso...

 
At 3:50 PM, Blogger metaforica said...

Hola pase a ver el final.. fue literal la despedida?

 
At 9:48 PM, Anonymous Emilio said...

Curioseaba, pero nada. Saludos a todos.

 
At 7:04 PM, Blogger Qymera said...

Neftalí, vine a visitarte, tú sabes, a rencontrarme con el Onetti de "El infierno tan temido" y sus nombramientos sustitutorios: el nombre de una mujer por el de la sección en la que trabaja en el periódico, sociales; con Julio Cortázar en "Autopista del sur": el nombre de una persona por la marca de un auto, BMW; con Ángeles Mastrestta y sus "Mujeres de Ojos Grandes". Pero, a diferencia de los dos anteriores y en consonancia con la última, la función de sinecdoque hiperbólica que utilizas sirve para humanizar antes que deshumanizar y tu descripción es un ejemplo magistral de lo vívida que puede llegar a ser una buena descripción, tú sabes, por eso de las descripciones vívidas ;)
Bueno hermano un abrazo y un verdadero gusto seguir leyendote y disfrutando. No lo pensamos, pero las palabras pueden ser espejos en los que puede llegar a reflejarse nuestro espíritu.

 
At 4:57 PM, Blogger resonANSIAS MAGneticas said...

Excelente blog. volvere. saludos.

 
At 5:16 PM, Anonymous Anonymous said...

Coincido con Ana María en
que en estas entregas
tienes una novela.

El manejo de los detalles
más sutiles durante el
encuentro. El suspenso
como un recurso al que
acudes, una y otra vez,
con exito, te ha
garantizado la lectura
fiel de l@s que te
comentan.

Cuando la entrega
esté completa debes
pensar en publicarla.
Así podrías acceder
a un público mayor
que no tiene acceso
a los blogs.

Adelante con la
poesía y la narrativa.

Carlos Esteban Cana

 
At 4:38 AM, Blogger no apta para la humanidad said...

¡Me encantó! Excelentes descripciones precisas y creativas. En especial las de los labios. También me resultó muy original el énfasis en el tenedor y en el acto de comer...no sabía que algo tan cotidiano podría resultar tan sensual. Estoy completamente de acuerdo con Carlos Esteban Cana, deberías publicar todos estos escritos sobre la mujer de boca grande, son exquisitos!
Saludos!

 
At 8:40 AM, Blogger Goddess said...

¡¡¡QUE LA BESE, QUE LA BESE!!!

:P

 
At 4:10 PM, Anonymous Emilio said...

Hello!!!! Algo pasa que no pasa nada...

 
At 6:48 PM, Blogger Dharmasutra said...

Que deleite leer esto... casi quise haber cenado contigo... es la primera vez que vengo pero te seguire leyendo... adelante...

 
At 9:12 AM, Blogger Mentacalida said...

Ufa!! y las ansias me matan a mi! por que no llego nunca a leer las ganas satisfechas del personaje.
Has llevado la lectura en forma pausada,magica y sensual.
El cuento definitivamente es el fuerte tuyo,aunque no me extrañaria nada que la poesía brillara en la palma de tus manos.
Un abrazo.

menta
(Tengo mucho que esperar aun?)

 
At 8:05 PM, Blogger Mariposa de Porcelana said...

Estas deseparecido... ¿pasó algo?

 

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 2.5 License. Derechos Reservados © 2006 Neftalí­ Cruz Negrón